OK We use cookies to enhance your visit to our site and to bring you advertisements that might interest you. Read our Privacy and Cookies policies to find out more.

News Spain

0 Comments Oct 31, 2016 | News Spain

El gran maestro del arte de la adhesión sobre los fundamentos de la odontología

Post a comment by DT Spain

El profesor Gilberto Henostroza Haro visitará México en noviembre para presentar la segunda edición del importante libro "Estética en Odontología Restauradora" y ofrecer una conferencia magistral en el Congreso Internacional ADM-AMIC.

El Dr. Gilberto Henostroza es un hombre de carácter afable, sosegado, pensativo, que mide con precisión sus palabras y parece estar constantemente investigando su significado a medida que las pronuncia.

En el congreso anual de San José de Costa Rica, ha impartido una serie de tres conferencias conjuntamente con su hija, la Dra. Natalia Henostroza, que han tenido muy buena acogida.

Los títulos de las conferencias —Estética con restauraciones directas, Estética con restauraciones indirectas y Endoestética— indican cuán importante es la apariencia en la odontología moderna. No revelan sin embargo que, sin adhesión, la odontología moderna no existiría.

Poco después, en la exposición comercial, se dedica a buscar afanosamente nuevos instrumentos y materiales con avidez de coleccionista. De vez en cuando, encuentra algo novedoso que le interesa y lo inspecciona cuidadosamente, explicando sus ventajas y desventajas.

Todos los demás conferencistas y directivos de compañías latinoamericanas con los que se encuentra en la feria le piden ese trofeo moderno que es una foto con él, a lo cual accede sin pensarlo dos veces.

Una larga conversación con Henostroza revela no solo un profundo conocimiento de la odontología, sino la sabiduría de alguien que ha dedicado una fructífera carrera a cultivar y difundir, entre otros, dos asuntos primordiales: la adhesión y la estética, los cimientos en los que se sostiene todo el edificio de la odontología moderna.

El resultado más reciente de esa gran curiosidad científica es el nuevo libro, "Estética en Odontología Restauradora, segunda edición", la cuarta etapa de una singular tarea editorial que ha realizado por encargo de la Asociación Latinoamericana de Odontología Restauradora y Biomateriales (ALODYB), con el aporte de distinguidos profesores de toda Latinoamérica, y que será lanzado en el congreso ADM-AMIC en noviembre de 2016, en la Ciudad de México.

La obra plasma la pericia adquirida en cuatro décadas como docente de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, conferencista en más de 20 países, miembro del comité consultivo de siete revistas de circulación internacional y autor o editor de ocho libros, uno de ellos traducido al portugués; logros que, sin duda, respaldan una carrera que le ha deparado un reconocido puesto en la odontología continental.

La gran pregunta
La pregunta ineludible a Henostroza es ¿cuál es la importancia de la adhesión en la odontología moderna? Y, en realidad, la respuesta es simple. Henostroza es claro al respecto, pero comienza su explicación desde una perspectiva histórica.

"La aplicación de la tecnología adhesiva desde mediados de la década de 1950 ha determinado un antes y un después en la Odontología. Y no sólo en el ámbito de las restauraciones, porque la adhesión —como la estética—, no es una especialidad o disciplina aparte, sino la aplicación de una noción técnica que se cimienta en principios fundamentales y que se aplica a todas las ramas de la profesión odontológica", subraya el Dr. Henostroza.

La interpretación errónea de este concepto, aparentemente simple, es una de las causas de los fracasos de la odontología actual.

El docente explica también el tema de una manera más llana: el logro de una óptima adhesión, que es la base de la restauración estética, "no radica en utilizar el material más caro, sino en comprender y aplicar los principios en los que se basa hasta el más económico de los productos".

"Si no se sabe por qué razón se aplica o no corresponde aplicar un determinado material o procedimiento, entonces se está trabajando como un empírico de la boca", sentencia, por si alguien tiene duda alguna sobre la diferencia fundamental que existe entre la forma correcta de actuar clínicamente.

El experto cuenta que suele formular preguntas a los asistentes a sus conferencias; por ejemplo, si siempre debe utilizarse ácido fosfórico en esmalte o dentina. Algunas veces, la respuesta no es que así lo sustenta la técnica, sino que "el vendedor de tal o cual marca me lo dijo".

"Eso, para mí, es una situación penosa —se lamenta Henostroza—, porque significa que jamás el odontólogo va a aspirar a ser un verdadero facultativo, sino que seguirá como un mecánico de la boca, lo que con justicia ha llevado a que muchas personas aún nos apoden sacamuelas".

Henostroza es franco y directo también respecto a la ética y la responsabilidad que adquiere todo profesional.

"El mejor odontólogo —afirma— es aquel que evita o pospone hacer una restauración, porque ningún odontólogo puede pensar que va a ser eterna: todas tienen un lapso de duración y después hay que sustituirlas".

"Eso determina que el odontólogo realice en la misma pieza dentaria, en el mismo sector, restauraciones cada vez más complejas, más costosas —explica—, que se basan en la falacia de que van a durar para siempre".

Hace años, siempre se restauraba al detectar una lesión, porque no se sabía si la caries iba a avanzar o no. "Ante la duda, restauro, era la premisa". Pero en las últimas décadas, el lema es "observo y controlo, porque siempre hay tiempo para amputar", como dicen los traumatólogos.

Invasión mínima
El Dr. Henostroza resalta que esa dicotomía entre "amputar" y "esperar" marca una diferencia capital en la conservación de la estructura dentaria sana del paciente.

"Una vez que se realiza una restauración —continúa—, habrá que controlarla, mantenerla y cambiarla. Cuanto más se posponga el inicio de ese círculo vicioso, mejor para el paciente, porque una nueva restauración va a ser invariablemente cada vez más grande y onerosa, no sólo en sentido pecuniario, sino porque le va a costar tejido sano".

El educador agrega que esta excesiva recurrencia a las restauraciones ha desembocado en los conceptos actuales de invasión o intervención mínima.

Henostroza resalta la relevancia de productos como MI Paste (GC), una crema de uso profesional que ayuda a la remineralización de los dientes y a la terapia de lesiones incipientes de caries, indicada para pacientes con alto riesgo de caries o sensibilidad post-blanqueamiento.

El nombre de MI Paste, explica, quiere decir Pasta de Mínima Intervención: "Es un recurso terapéutico, no preventivo; esto es, para tratar lesiones por uno de los métodos más conservadores: promover la remineralización de las lesiones más superficiales".

Este tipo de concepto terapéutico cauteloso, según Henostroza, continúa indetenible su desarrollo, transformando la profesión, cada vez más, en una práctica eminentemente conservadora.

El experto concluye subrayando de nuevo la importancia de que los principios básicos imperen siempre sobre los procedimientos y técnicas, concepto que enfatiza con razón porque muchos odontólogos se dejan llevar por las estrategias de venta de las casas comerciales. Y, no se trata de que sea un purista, sino de algo esencial para todo odontólogo: conocer qué funciona clínicamente y qué no funciona.

Post a comment Print  |  Send to a friend
0 Comments
Join the Discussion
All comments are subject to approval before appearing. Submit Comment